Hablemos de Jugoterapia




Por Elizabet Gutiérrez
Periodista
Directora Editorial de Vive Sano

La jugoterapia es la rama de la llamada medicina natural que estudia, investiga y experimenta la aplicación de jugos de frutas, jugos de verduras y sus combinaciones como parte de la nutrición humana para la prevención y tratamiento de las enfermedades.

Una buena nutrición está compuesta por comidas equilibradas, que contienen cantidades suficientes de calorías y nutrientes para el mantenimiento óptimo del organismo y la prevención de deficiencias.

Una alimentación saludable aporta carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales en proporciones adecuadas, que a grandes rasgos son: 55% de hidratos de carbono procedentes de cereales integrales, frutas, legumbres y verduras; 30-35% de grasas procedentes de aceite de oliva y ácidos grasos omega 6 y omega 3, y 10-15% de proteínas procedentes de carne, pescado y huevos.

Los jugos constituyen una excelente fuente de vitaminas, carbohidratos, fibra y minerales debido a su elaboración con frutas y verduras.

Es importante comprender que la eficacia de los jugos se encuentra en su consumo inmediatamente después de haber sido elaborados, ya que parte de las propiedades que aportan al organismo desaparecen rápidamente. Además, deben tomarse cada tres horas en una cantidad aproximada de 250 ml.

Lo ideal antes del primer jugo de la mañana es beber un vaso de agua tibia con un poco de limón, pimienta de cayena, miel y algo de vinagre.

Los jugos naturales representan una buena opción para limpiar el cuerpo, pero siempre es más efectivo combinarlos con una alimentación sólida racional, equilibrada y adecuada a cada persona y situación metabólica.

La elaboración correcta de los jugos requiere atención a la combinación correcta de sus ingredientes.

Existen tres tipos de fruta: dulces (mango, melón, sandía, plátano etc.), neutras (papaya, manzana, aguacate, pera, durazno etc.) y ácidas (limón, granada, naranja, piña, fresa, uva, ciruela etc.).

La combinación de frutas dulces con ácidas no es recomendable por su diferente velocidad de fermentación, lo cual produce generalmente acidez, mala digestión y gases. En general, lo mejor es consumir una sola clase de fruta al día y si se quiere combinar, hacerlo de frutas dulces y neutras o de frutas ácidas y neutras.

Las propiedades de las frutas y verduras son muy populares, contribuyendo al mantenimiento de la salud e incluso a la recuperación del organismo después de las enfermedades.

Por ejemplo:

  • El jugo de toronja con pedazos de papaya, nopal y piña, media manzana y una cucharada de algas marinas permite quemar grasa, facilita la eliminación de líquidos y mejora la evacuación del intestino.
  • El jugo de col con zanahoria, papa cruda, manzana y miel de abeja ayuda con la artritis, diarrea, úlcera y afecciones de las vías respiratorias. También puede combinarse la col con el jugo de naranja, mango, kiwi y jengibre.
  • El jugo de naranja con ¼ de tallo de apio, un pedazo de chayote y piña, una cucharada de avena y miel de abeja ayuda a bajar el nivel de colesterol malo en sangre.
  • El chayote, avena, manzana y apio son algunos alimentos de origen vegetal que consumidos frecuentemente ayudan a bajar los niveles de colesterol malo en la sangre.
  • Los jugos que contienen espinaca y zanahoria con aceite de oliva apoyan el cuidado de la piel.

De acuerdo con las publicaciones que circulan por los consultorios médicos, una notable cantidad de enfermedades pueden ser aliviadas con el consumo racional de frutas y verduras.

A continuación podemos ver algunos ejemplos:

Acidez: uvas, naranja, banana, espinaca, zanahoria.

Acné: uvas, peras, pasas, tomates, pepino, espinaca, papa.

Alergias: albaricoque, uvas, zanahoria, espinaca.

Arteriosclerosis: pomelo, piña, limón, apio, zanahoria, espinaca, lechuga.

Anemia: albaricoque, banana, frutilla, uva, apio, zanahoria, espinaca.

Asma: durazno, limón, piña, zanahoria, apio.

Bronquitis: albaricoque, limón, piña, durazno, tomate, cebolla, frutilla, espinaca.

Problemas de vejiga: manzana, albaricoque, limón, apio, zanahoria, pepino, perejil, arándano.

Gripe: limón, naranja, pomelo, piña, pasas, zanahoria, cebolla, apio, espinaca.

Estreñimiento: manzana, banana, pera, uvas, limón, pasas, espinaca, berro.

Diabetes: cítricos, zanahoria, apio, lechuga y espinaca.

Diarrea: papaya, limón, piña, zanahoria, apio.

Eczema: uvas, zanahoria, espinaca, remolacha.

Epilepsia: uvas, higos, zanahoria, apio, espinaca.

Gota: cerezas, piña, tomate, pepino, zanahoria, apio, espinaca.

Hemorroides: limón, naranja, papaya, piña, zanahoria, espinaca, nabo, berro.

Dolor de cabeza: uvas, limón, pasas, lechuga, zanahoria.

Problemas al corazón: uvas, banana, limón, pasas, pepino, remolacha.

Insomnio: manzana, banana, zanahoria, apio, cerezas, lechuga, tomate.

Problemas en los riñones: manzana, naranja, limón, pepino, zanahoria, remolacha, perejil.

Desórdenes menstruales: uvas, ciruela, cerezas, espinaca, lechuga, nabo.

Síntomas de la menopausia: albaricoque, banana, papaya, frutilla, uva, remolacha, tomate.

Obesidad: limón, uva, cereza, piña, papaya, tomate, col, lechuga.

Problemas de próstata: manzana, albaricoque, limón, apio, arándanos, espárragos, espinaca.

Reuma: naranjas, uvas, limón, pomelo, tomate, pepino, remolacha, zanahoria.

Varices: uvas, naranja, pasas, tomate, remolacha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *