Hagamos de la sororidad una filosofía de vida

La celebración del 8 de marzo no significa que a las mujeres nos guste especialmente el color rosa, ni que seamos capaces de asumir roles que antes se pensaba que eran masculinos.

Tampoco significa una obligación de repetir muchas veces la palabra “empoderada”, ni que debamos mostrarle al mundo todo el tiempo que somos súper poderosas.

El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, es la fecha anual en la que recordamos aquellos tiempos en los que las mujeres reivindicaban derechos básicos que todavía no podían ejercer; votar, ejercer la presentación política, trabajar en igualdad con los hombres, participar en la economía etc.

La igualdad que se reivindica el 8 de marzo de 2021 es la que tiene que ver con el reconocimiento de los méritos propios de las mujeres en general, y no con la rivalidad o la infravaloración de los méritos de los hombres. Es el derecho a ser consideradas como individuos con las mismas oportunidades que cualesquiera otras personas.

Y para celebrar esta festividad, nada mejor que buscar la solidaridad entre nosotras mismas, aplaudiendo los logros de otras mujeres, potenciando el trabajo colaborativo y siendo conscientes de que la unión hace la fuerza especialmente cuando son mujeres las que participan en cualquier proyecto.

En este Día Internacional de la Mujer hagamos de la sororidad una filosofía de vida sin menospreciar a nadie.

Es bueno recordar que cada oportunidad es individual y que no estamos para representar a nadie porque a la larga cada quien asume sus desaciertos y celebra sus logros.

La diversidad de criterios hace el universo interesante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *