La actitud ante el nuevo año

Otro año más que se nos escapa casi sin darnos cuenta, ayer empezaba el 2020, hoy lo vemos partir para recibir un nuevo año.

Todos somos espectadores de este gran acontecimiento, algunos muy pasivos, otros muy intensos en su accionar. Hay quienes se ponen muy nostálgicos y a veces hasta pesimistas y negativos otros muy alegres optimistas y positivos.

¿En cuál de los dos grupos estas enmarcado?

Espero que estés en una actitud positiva, con buen ánimo y dispuesto a enfrentar los nuevos retos que nos guarda siempre un nuevo año.

Si acaso eres de los que se deprimen, rechazan las navidades, asumen una actitud crítica y empiezan a remover los recuerdos del pasado, es hora de que comprendas que el único perdedor eres tú y que debes cambiar de actitud lo antes posible.

Te recomendamos cerrar puertas; lo que pasó, pasó, sé que querías de manera profunda a ese ser querido que ya partió, sé que eso te marcó, sé que tal vez cometiste errores y hoy te arrepientes, tal vez perdiste a un gran amigo, una fortuna, un empleo; pero ya todo terminó, cierra esas puertas para que puedas ver nuevas oportunidades en tu vida y posiblemente mejores oportunidades.

Si se trata de la muerte de un ser querido, jamás olvides que hay otros que te necesitan, a quienes debes darle amor antes de que se te vayan a ir.

Una vez te decidas cerrar puertas, asume una actitud de alegría frente a las fiestas de fin de año, Disfruta las navidades, ¿Por qué no?, dale un sentido cristiano, su verdadero sentido, permite que Dios nazca una vez más en tu corazón. Esto provocará un cambio significativo de actitud en tu vida, te pondrás más positivo, más optimista, más fortalecido, más feliz y tendrás todas las condiciones para programar un nuevo año lleno de éxitos, con metas concretas para alcanzar.

No permitas que el morbo de la gente a la que le gusta pronosticar un nuevo año difícil se apodere de ti, cada uno que piense y crea lo que quiere, tu aíslate de esas influencias dañinas y sin importar los pronósticos de los que te rodean, enfócate fijamente en tus proyectos con una actitud firme, invariable y segura.

Al final, si permitiste que el Niño-Dios naciera una vez más en tu corazón, tienes al mejor aliado para diseñar un nuevo año lleno de grandes expectativas con optimismo y esperanzas.

Te garantizo que, si asumes esta actitud frente a la vida, podrás alcanzar grandes éxitos y te sentirás cada día más feliz.