Adenomiosis, engrosamiento de las paredes del útero que puede afectar a la fertilidad

Hemorragias mensuales abundantes, dolores menstruales intensos, dolor pélvico crónico… estos son algunos de los síntomas más comunes de la adenomiosis, engrosamiento de las paredes del útero

La adenomiosis consiste en el engrosamiento de las paredes del útero. Sucede cuando el tejido endometrial crece en las paredes musculares externas del mismo.

Afecta aproximadamente al 1-5 % de las mujeres en edad reproductiva y se diagnostica, generalmente, entre los 30 y los 50 años.

Las causas de esta afección son desconocidas, tal y como explica el doctor Ernesto Bosch, director de la clínica IVI Valencia en una entrevista concedida a EFESalud.

Según la página MedlinePlus, los síntomas más comunes de la adenomiosis son las hemorragias mensuales abundantes y prolongadas, dismenorrea o dolor menstrual intenso, dolor pélvico crónico y dispareunia o relaciones sexuales dolorosas.

Diagnóstico

Cuando existan síntomas propios de la adenomiosis y no haya otra condición ginecológica que pueda originarlos, el médico deberá realizar pruebas para diagnosticarla.

Lo más común es realizar una cirugía de extracción de tejido uterino. Al obtener una muestra del mismo, se examina y se determina si se padece esta condición.

Además, mediante un examen pélvico puede verse si el útero está blando y ligeramente agrandado, así como la existencia de masas uterinas.

También puede realizarse un ultrasonido, aunque no suele dar un diagnóstico claro, tal y como afirma la página MedlinePlus. Una resonancia magnética puede distinguir una adenomiosis de la presencia de tejidos uterinos.

Tratamiento

Por lo general, la mayoría de mujeres que sufren adenomiosis no requieren un tratamiento específico.

Para los casos con mayor sintomatología, se recomienda tomar píldoras anticonceptivas o implantar un DIU que contenga progesterona, ya que puede disminuir el sangrado abundante. Asimismo, medicamentos como el ibuprofeno o el naproxeno pueden aliviar el dolor.

Si los síntomas son demasiado graves y persisten, se puede realizar una histerectomía. Con esta operación de extracción del útero, generalmente desaparecen todos los síntomas.

Adenomiosis y endometriosis: de la mano

Según el doctor Ernesto Bosch, casi en un 20 % de los casos la adenomiosis y la endometriosis se desarrollan de manera conjunta.

La primera fase de cualquier tratamiento pasa por no confundir estas afecciones. Aunque se den de manera paralela en muchos casos, se deben separar e intentar diagnosticarlas precozmente para poder ponerles solución de la mejor manera, tal y como afirman desde IVI Valencia.

La sintomatología de la adenomiosis se asemeja a la de la endometriosis, condición más conocida en la actualidad.

La endometriosis es una afección que tiene lugar cuando las células del revestimiento de la matriz del útero crecen en otras zonas del cuerpo, generalmente en los ovarios, trompas de Falopio, intestinos, recto, vejiga y el revestimiento de la zona pélvica.

En la adenomiosis un sangrado excesivo puede ser el principal signo de alarma, mientras que la endometriosis suele relacionarse más con el dolor intenso. Sin embargo, ambos síntomas pueden darse en las dos condiciones.

¿Afecta a la fertilidad?

El doctor Ernesto Bosch señala que la adenomiosis no suele ser causa directa de infertilidad.

“Es rara la vez que una adenomiosis es tan severa como para imposibilitar una gestación. En ese caso sería la endometriosis lo que la imposibilitaría o haría mucho más complicada”, expone el profesional.

Por lo tanto, se consideraría la adenomiosis como una condición que atenúa las posibilidades de embarazo, pero que, en principio, no lo imposibilita.

“A pesar de que la adenomiosis no tiene una incidencia directa sobre la fertilidad, sí puede alterar el transporte de los espermatozoides en su camino hasta el óvulo obstaculizando la implantación embrionaria y dificultando el embarazo natural”, explica el doctor.

¿Debemos preocuparnos si padecemos adenomiosis?

El doctor alerta de que siempre que existan alteraciones en el ciclo menstrual debemos acudir a un especialista, además de las revisiones anuales que deberíamos realizar obligatoriamente. No es recomendable simplemente acudir cuando creemos que padecemos alguna enfermedad.

Una regla muy abundante, dolorosa, muy espaciada o irregular… cualquier cambio en nuestro periodo debe hacernos acudir al médico. Sobre todo, alerta el experto, porque puede haber un problema hormonal detrás que debemos abordar cuanto antes.

Debemos recordar que la adenomiosis suele relacionarse con sangrados muy abundantes. Estos pueden causar anemias severas, por lo que debemos estar alerta.

Por último, cabe destacar que a menudo los síntomas de la adenomiosis desaparecen tras la menopausia.

Fuente: EFE Salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *